¿Un lugar secreto en Madrid? El jardín del Príncipe de Anglona

Fans del jardín de Calixto y Melibea en Salamanca y de las casas colgantes de Cuenca: aquí, en Madrid, tenemos un hijo híbrido de los dos. Como diría Sinatra, “a nuestra manera”: solo 500 metros cuadrados de tranquilidad en medio de una bulliciosa ciudad. Nada más y nada menos. Y 5 razones para visitarlo:

Jardín del Príncipe de Anglona

1. ¿Tienes curiosidad por saber cómo viven los que encabezan la revista Forbes? Entonces te gustará saber cómo vivían los nobles madrileños en el siglo XVIII. Éste es uno de los pocos ejemplos que quedan de sus casas de ricachones… o, mejor dicho, nobiliarias, por ser políticamente correctos. Fue restaurado en 2002.

2. ¿Eres de los que gusta aportar un dato curioso, sacado de la chistera de conocimientos inútiles pero potencialmente inolvidables, en una tertulia de amigos en el Delic? Entonces, ese día que, desenfadadamente, te estás tomando unas cañas en la Plaza de la Paja, podrás contarle a tus amigos, apuntando hacia el Jardín, que ahí se encuentra el secreto histórico de La Latina. Un “bomboncito” natural diseñado por los mismos arquitectos y jardineros del espléndido Parque del Capricho.

Jardín del Príncipe de Anglona3. ¿A tu diccionario mental de palabras sonoras le falta alguna? No te pierdas estas: berberis, boj, ailanthus. Los primeros “componen el nivel arbustivo, los segundos forman setos a lo largo de los caminos reforzando el trazado y los terceros una masa que genera sombra espesa y recrea en su interior un jardín romántico“, según informa el panel a la entada. Es un jardín ideal para declararse o dar un primer beso furtivo entre celosías de plantas trepadoras, pérgolas tapizadas de rosales, granados, kaki, almendros, higueras, acacias, lilos… ¡Que viva la poesía!

Jardín del Príncipe de Anglona4. ¿Casas colgantes, puentes colgantes? También jardines colgantes y no los de Babilonia. Éste, concretamente, cuelga de un terraplén artificial que salva el fuerte desnivel entre la calle Segovia y la del Príncipe de Anglona, de ahí sus deliciosas vistas: a la torre de la iglesia de San Andrés y a los tejados de Madrid, que ya por sí solos deberían ser un ente con personalidad como lo son los rascacielos neoyorquinos o las fachadas de las casas de Ámsterdam. ¿Por qué no venden todavía imanes para la nevera de los tejados madrileños?

5. ¿Quieres saber cuánto son 500 metros cuadrados y qué se puede hacer en lo que serían unos 10 pisos del centro? Si es así, no te queda otra que pasarte por aquí. Porque con un estilo neoclásico y una fuerte geometría, se puede convertir esa cápsula balsámica de relajo y remanso de paz en un lugar ideal para sentarse a conversar, leer o incluso estudiar (en una escapada hacia la naturaleza de la vecina biblioteca Iván de Vargas). Y, ah, debido a ciertos elementos propios del jardín andaluz, no es tan descabellado sentir los ecos de un jardín hispano-árabe, dada su vegetación y sus fuentes.

Jardín del Príncipe de Anglona

¿Dónde está? Calle Príncipe de Anglona , 1. Metro La Latina
Horario: Invierno (de octubre a febrero), de 10 a 18,30h. Verano (de marzo a septiembre), de 10 a 22:00h

María S. Robles / maria@madrider.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trotamadrid y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s