¿Y cómo se come en Chile? Se come rico: el Estribito en Huertas

No soy una experta en gastronomía aunque debo reconocer 3 cosas: me gusta comer, descubrir lugares para comer y no se me da mal la cocina.

Los chilenos somos pocos, 17 millones más o menos. Y somos pocos los que vivimos fuera. Y, aunque nos encanta lo nuestro, ser poquitos y estar lejos en el mapa es una de las dificultades para darnos a conocer o “vendernos” mejor. Venimos de un pedazo de tierra larga y delgadita separada por un océano, un desierto, una cordillera y los hielos del sur que además, salvo la capital y otras ciudades grandes, tiene un bajo porcentaje de población en muchas zonas, principalmente en el extremo norte y sur. No es de extrañar entonces que fuera de Chile se sepa poco sobre el país y sus costumbres (porque las cosas como son, Chile es mucho más que los goles de Zamorano en el Real Madrid y la dictadura de Pinochet). Y si hablamos de gastronomía, se puede decir que en algo nos parecemos a los argentinos y peruanos por la cercanía pero, sin duda alguna, tenemos un estilo bien definido, nuestro toque, nuestra forma de hacer las cosas y de condimentar.

Pichanga al estilo de Concepción

Pichanga al estilo de Concepción

Muchas veces, en los más de ocho años que llevo viviendo en España, me han preguntado “¿Y qué es típico de comer en Chile?”. Lamento reconocer que mis respuestas hayan sido bastante ambiguas, con frases del tipo “bueno, son los mismos productos, pero preparados de manera diferente”. Luego, de visita en Chile, pensaba: “Pero si aquí se come tan rico”. Se comen empanadas, completos, churrascos, chacareros, pichanga, cazuela, sopaipillas (solas y con chancaca), charquicán, estofados, pebre, pasteles de choclo, papas y jaiva, chorrillana, humitas, porotos (granados y con riendas) y una larga lista de platos más. ¿Se entiende algo? Seguramente no. Sí, la comida chilena es muy variada y pocos que no sean chilenos lo saben.

“Fast food” chileno: mucho más que un sándwich
A modo general, la comida chilena podría separarse en dos grupos, la tradicional o casera, que aquí en España se le dice “de chuchara” y el llamado “fast food” chileno. ¡No se asusten! No son McDonald’s “a lo chileno”, eso sería un insulto. Y sobre ese segundo grupo de comida, ya son muchos los que han alabado la gran variedad de sándwiches que hay en Chile: “Quien pase por Santiago, aunque sea por unas horas, debe reservarse unos minutos para comer sándwich con apellido”, escribió Darío Gallo en su blog de “El Mundo”, felizmente asombrado. Muy cierto, ya sea en la capital o en cualquier otro rincón, es posible comer los clásicos sándwiches chilenos, están por todas partes y de alguna manera nos representan.

Sandwich chacarero con porotos verdes (judías verdes)

Sándwich chacarero con porotos verdes (judías verdes)

Sin embargo en Madrid, una ciudad que lo tiene todo, no es fácil encontrar lugares para probar la comida chilena. Pero los hay, yo tengo identificados tres, dos de ellos han sabido sacar el máximo partido al fast food. El año pasado, por casualidad me encontré en la puerta de El Estribito. Iba caminando por una callecita del barrio de las letras, la calle San Agustín, y pasé por un lugar que llamó mi atención al ver un cartel que decía “Empanadas chilenas”. ¿Chilenas? -me dije- y me detuve para ver de qué se trataba. Efectivamente, había encontrado el tercer restaurante chileno en Madrid. Me asomé un poco y, aunque la decoración es muy sutil y no hace una “exagerada” referencia al país andino (probablemente por ese sentimiento de patriotismo tan intenso, si yo pusiera un local en Madrid lo adornaría con todo aquello que me hiciera creer que estoy a 12.000 kilómetros de distancia), pude reconocer inmediatamente los pequeños detalles, esos que son tan fáciles de entender para un chileno.

Al rico vino chileno
¡Mmmm qué rico! ¿Y que tienen? Pues una gran variedad de empanadas, sándwiches y completos (perritos calientes, pero mucho mejores), que combinan perfectamente creaciones propias, que le dan personalidad y estilo a la carta. Además, es posible beber un exquisito pisco sour (aperitivo nacional por excelencia) y vinos chilenos, de los cuales ya se sabe tienen fama internacional. A poco más de un año de abrir sus puertas, El Estribito ya se ha convertido en un referente, que cada semana nos ofrece, además de rica comida, planes para hacer aún más entretenida nuestra visita como degustaciones de vinos chilenos, pisco sour, etc.

El EstribitoBuen ambiente, buena ubicación, precio razonable. ¿Qué más? Hay que probarlo. El Estribito es atendido por su dueño, Rolando, un chileno de Concepción, la segunda ciudad más poblada de Chile, al sur. Ya lleva 10 años viviendo en Madrid. Estuve conversando con él para saber un poco más sobre su restaurante.

¿Cómo surge la idea de abrir El Estribito?
Siempre tuve el sueño de tener un bar-restaurante, y el momento de cumplir el sueño tenía que llegar.

¿Qué significa “Estribito”?
En Chile cuando estás de fiesta si alguien te pregunta “¿quién se va a tomar la del Estribo?” es el equivalente a “¿quién se toma la penúltima?”. La persona que se toma la del Estribo está hasta las tantas de la madrugada de fiesta. El Estribo está registrado como marca, por eso le pusimos El Estribito.

¿Cuál es el plato estrella?
Hay unos cuantos, de los entrantes los Nachos con Guacamole, Pichanga y Chorrillana. De las empanadas la de horno; de las hamburguesas la Ayelén; de los perritos el Italiano y de los sándwich el Chetumadre.

¿Qué es lo que más sorprende (según los clientes) en la carta?
Los sándwichs y los perritos. Una gran diferencia la hace el pan y algunos ingredientes, por ejemplo el aguacate o las judías verdes en el Chacarero.

¿Qué nos recomiendas para beber?
Vino y por supuesto nuestro Pisco Sour. Además tenemos una variedad de 5 sour (Pisco Sour, Albahaca Sour, Mango Sour, Chardonnay Sour y Merkén-Miel Sour)

¿Qué nos recomiendas para comer?
De lejos el sándwich Chetumadre y la hamburgesa Ayelén. También recomiendo alguna empanada frita (son inventadas por nosotros.)

¿Qué diferencia a la gastronomía chilena del resto?
No es tan sofisticada ni elaborada como otras. Pero en su simpleza e ingredientes caseros es donde radica su encanto, es muy entretenido ver la cara que pone la gente cuando le llega un sándwich chileno a la mesa, porque no se lo imaginan, el concepto es otro.

Ahora que las recomendaciones ya están hechas, solo falta ir a visitarlo. ¿Dónde?  En la calle San Agustín, 18, huertas, barrio de las letras, Madrid.

https://www.facebook.com/estribito.madrid?fref=ts
http://www.elestribito.com/

Loreto Díaz Molina / loretodelosangeles@hotmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mmmadrid y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s