¿Un buen restaurante mexicano? La Taquería del Alamillo

Varias veces por semana alguien me pregunta dónde comer buena, pero sobre todo auténtica gastronomía mexicana. Lo primero que recomiendo es hacerse de un amigo de dicha nacionalidad para que lo invite a probar lo mejor de su repertorio casero. La otra opción es el restaurante La Taquería del Alamillo, ubicada en Plaza del Alamillo 8, en La Latina.

En Madrid existe amplia oferta de lugares dedicados a la cocina mexicana bajo diversos conceptos, algunos llegan a ser muy divertidos y vistosos en cuanto a decoración, pero a veces descuidan las principales expectativas de los comensales: que todo sepa a lo que tiene que saber, que esté bien presentado, servido en cantidad satisfactoria y claro, que tenga un precio justo.

En este sentido, la carta del Alamillo resulta muy atractiva pues ofrece platos que van más allá de las clásicas quesadillas, tacos al pastor, tinga, guacamole y alambres. Rita Sánchez, dueña y fundadora del local, originaria de Jalisco, presenta platos de gran tradición y alta laboriosidad: pozole, tostadas de pata, chiles rellenos, chiles en nogada, bonito al chipotle, mole negro y nopalitos, entre otros, cuya precisión y mezcla de ingredientes son una verdadera sorpresa de sabores desde el primer bocado.

Si esta gastronomía parece desconocida, no hay que preocuparse pues el personal que ahí trabaja lo explica todo de forma muy amena y guía al cliente en la grata experiencia.

El ambiente interior es cálido y confortable, el decorado incluye elementos tradicionales pero nada estridencias porque la experiencia sensorial la protagonizan los colores, texturas, aromas y sabores de la comida. Es necesario reservar con antelación porque suele llenarse.

Si se antoja un dulce, hay que entregarse al flan de rompope o a unas suaves crepas de cajeta. En cuanto a bebidas, lo difícil es decidir. Además de aguas de horchata, jamaica o tamarindo, se preparan cócteles típicos con tequila: margaritas, palomas y cucarachas. También hay diversas marcas de cerveza mexicana para disfrutarlas solas o micheladas. Los madriders valientes no dejarán de probar un chupito de mezcal.

El broche de oro y sello del lugar, es un coscorrón o muppet: el camarero pone vasitos con tequila, agrega soda de toronja, lima o limón y golpea cada uno sobre la mesa para crear efervescencia y ¡a beber de un solo trago!

 La comida mexicana es patrimonio cultural inmaterial de la humanidad/ UNESCO.

Guadalupe Domínguez / guadalupe@madrider.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mmmadrid y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s