Una vida nómada: literatura para viajar (y TrotaMadriders)

El periodo estival llegó a su fin y con él, la mayoría de los viajes largos de mochila y Trotamundos. Sin embargo, se acercan las Navidades y sus regalos, por lo que puede ser tiempo de hacer acopio de literatura para nómadas, viajeros y exploradores. Ofrecemos a continuación tres títulos imprescindibles que harán las delicias de los aficionados a esta página y, por tanto, a la necesidad de saciar la curiosidad por conocer lo que está más allá de su zona de confort.

“Hacia rutas salvajes” (Jon Krakauer): al joven Chris McCandless, estadounidense de 24 años que lo dejó todo para explorar la inmensidad de Alaska, lo conocen ya muchos, pero, ¿qué hay de las historias de Everett Ruess, Gene Rosellini, John Mallon Waterman y Carl McCunn, entre otros? Merece la pena devorarse este libro de Jon Krakauer, que describe el “drama real que inspiró la aclamada película escrita y dirigida por Sean Penn”, según palabras textuales de su portada, para reflexionar sobre la llamada de lo salvaje y la voracidad de la naturaleza, y muy especialmente en una época en que la ley del más fuerte no sólo impera entre los animales irracionales sino, y de un modo mucho más desleal, entre los racionales que se pasean por la jungla de asfalto.

“El lobo de mar” (Jack London): uno de los escritores de cabecera de McCandless era precisamente el autor de “Colmillo blanco”, “La llamada de la selva” o el excepcional aunque durísimo relato “Encender una hoguera”, del que se ha asegurado que es la mejor obra del californiano. Este breve cuento versa sobre un hombre que es incapaz de hacer fuego en plena nieve, lo cual desata consecuencias irreversibles, bonito eufemismo que recuerda al género de la mojigatería y sus “heridas incompatibles con la muerte” y demás intentos de proteger la realidad. En “El lobo de mar”, London exprime el tema de la crueldad del ser humano y su negación del alma inmortal, al centrar la acción sobre dos personajes diametralmente opuestos: una bestia salvaje llamada Lobo Larsen y su antagonista, el burgués noble y de buen corazón Humphrey van Weyden. El escenario perfecto donde se sitúa la aventura –y hasta una historia de amor– es El fantasma, un gigantesco barco en medio del Pacífico. La novela fue llevada al cine en el 41, con el mismo nombre.

“Aventuras de Arthur Gordon Pym” (Edgar Allan Poe): más navegación, más naufragios, más hambre, sed y podredumbre. En lugar de las focas la caza aquí es de la ballena, pero sobre todo del interés del ávido lector, mareado por una espléndida prosa llena de todos los ingredientes de la aventura. Literatura esencial para el Madrider trotamundos.

María S. Robles / maria@madrider.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trotamadrid y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s